Stonehenge, misterios y teorías

“Stonehenge” es una construcción de grandes dimensiones, ubicado en Wiltshire, Inglaterra, constituido por una serie de piedras enterradas, organizadas de forma circular. Este, junto a otros restos de monumentos prehistóricos en los alrededores, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, en el año 1986. A este tipo de construcciones se les suele llamar “crómlech”, un término que proviene del galés antiguo “crwnlech”, es decir, “piedra plana (colocada en) curva”.

Stonehenge está formado por una serie de rocas de distinta altura, organizadas en cuatro circunferencias concéntricas. La hilera de rocas del exterior, tienen una medida de, al menos, 30 metros de altura; dentro de éste, se encuentra otras rocas, de menor tamaño, que se distinguen por su color azul. En el medio del monumento, se encuentra una piedra plana de gran tamaño, a la que siempre se le hace referencia como “El Altar”. Su construcción se fecha hacia el 2500 a.C, durante el neolítico; fue modificado tiempo después, adquiriendo la apariencia actual. Los métodos que se utilizaron para su edificación permanece desconocido pero existen varias teorías sobre su construcción.

El investigador de la Universidad de Sheffield, el arqueólogo Mike Parker Pearson, realizó una serie de excavaciones en las que descubrió una comunidad entera, llena de peñas casas que eran habitadas sólo en épocas específicas del año; así, se empezó a hablar de un gran complejo de crómlech y avenidas ceremoniales. Sin embargo, en cuanto al objetivo de Stonehenge, se ha argumentado que éste pudo servir como un observatorio astronómico o una especie de altar, para rendir culto a los cadáveres de personas importantes; el primero es sustentado por el Solsticio de verano, pues, durante éste, el sol sale atravesando el eje de la construcción y se oculta atravesando el eje del Woodhenge, mientras que el segundo por el hallazgo de los restos de 300 personas, cuya época de muerte concuerda con la de la edificación.

Teoría de la Acústica Mágica.

En 2020, un estudio científico trató de demostrar que la configuración original de las piedras (ya perdida) amplificaba la voz humana dentro del círculo y disminuía su potencia si te ubicabas fuera. Estaríamos hablando, entonces de algun tipo de templo ritual en el que se realizarían rezos, cantos o música, y que querría ser discreto y evitar oídos externos. Las piedras habrían creado efectos de reverberación en determinados tonos musicales.

 

Teoría Stonehenge y su relación con los Alienígenas.

Nos preguntaremos, “¿pero cómo trasladaron estas inmensas y pesadas piedras?” Se piensa que que fueron los hermanos mayores extraterrestres los que teletransportaron esas piedras para crear lo que sería algún tipo de receptor magnético que les serviría de alguna forma como faro, referencia  o centro de comunicaciones en sus paseos terrícolas.

Los aficionados a esta teoría relacionan Stonehenge con los famoso círculos en las cosechas o “crop circles” de regiones cercanas y ven incluso un mensaje subyacente de esas entidades ajenas a la tierra a la humanidad que algún día estaremos en condiciones de codificar.

 

 

Fuente: