El MDMA y el estrés post traumatico

El MDMA muestra resultados reveladores en el ensayo clínico de fase 3 para el tratamiento del TEPT (trastorno de estrés post traumático).

 
En los últimos años, los científicos han descubierto que las sustancias psicoactivas como la MDMA, la psilocibina, el LSD y la ketamina son efectivas para el tratamiento de diversos problemas de salud mental. Ahora, la terapia asistida por MDMA ha mostrado resultados más reveladores en el tratamiento del trastorno de estrés postraumático (TEPT).

Los resultados fueron presentados en la última reunión del 2022 de la American Chemical Society (ACS), los investigadores reportaron sobre los resultados de seguimiento de un ensayo clínico de fase 3 el año pasado en el que se probó la MDMA (comúnmente conocida como éxtasis), junto con la terapia, para el tratamiento de TEPT.

Los datos indican que la terapia ha sido efectiva incluso en pacientes difíciles de tratar, como aquellos con trastornos por consumo de drogas o alcohol.

«La MDMA es realmente interesante porque es un empatógeno», señala la neurocientífica Jennifer Mitchell de la Universidad de California en San Francisco.

«Provoca la liberación de oxitocina en el cerebro, lo que crea sentimientos de confianza y cercanía que realmente pueden ayudar en un entorno terapéutico».

Los investigadores inscribieron a 90 participantes con TEPT severo, una condición caracterizada por amnesia, recuerdos y pesadillas relacionadas con un evento traumático pasado, en el primer estudio de fase 3, aleatorizado, controlado con placebo de la terapia asistida por MDMA para el tratamiento de este trastorno.

Los estudios previos de fase 2 determinaron las dosis óptimas del fármaco, mientras que el ensayo de fase 3 se centró en los participantes que asistían a una sesión de terapia de ocho horas luego de recibir su dosis. Los participantes recibieron dos sesiones de terapia asistida por MDMA con un mes de diferencia, además de la terapia semanal.

Dos meses después de su última sesión de terapia asistida por MDMA, alrededor de dos tercios de los participantes ya no cumplían con los criterios de diagnóstico de TEPT. Por el contrario, sólo un tercio de los participantes en la condición de placebo más terapia vieron una reducción significativa en sus síntomas de TEPT.

Los posibles efectos secundarios negativos de la droga, como las náuseas, fueron mínimos y no hubo evidencia de que los participantes estuvieran creando adicción a la sustancia.

La primera opción de tratamiento para las personas con TEPT suelen ser los antidepresivos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) como Prozac, que generalmente se toman a diario, no siempre son efectivos y pueden tener una gran cantidad de efectos secundarios desagradables.

«La magnitud del efecto de la terapia asistida por MDMA es mejor que el de los ISRS, lo que sugiere que la MDMA es un tratamiento mucho mejor para el PTSD», dice Mitchell.

Los investigadores actualmente están seleccionando participantes para un segundo ensayo de fase 3 y, si se encuentran resultados similares, creen que la FDA podría aprobar la terapia asistida por MDMA para el TEPT para uso clínico en 2023.

También se completó recientemente un estudio que investigó si la terapia asistida por MDMA podría ser efectiva en grupos de personas que han demostrado resistencia al tratamiento tradicional para el PTSD, como los ISRS o la terapia sola.

«Definitivamente parece ser igualmente efectivo en personas que generalmente se consideran resistentes al tratamiento, por lo que estamos muy emocionados de pensar que la terapia asistida por MDMA será una terapia efectiva en esa población difícil de alcanzar», dice Mitchell.

Si bien los resultados a corto plazo son ciertamente promisorios, los investigadores ahora se están enfocando en los datos a largo plazo del ensayo de fase 3.

«Las personas en el ensayo de fase 2 estuvieron mejor durante años», dice Mitchell. «Parecían tener una nueva perspectiva de la vida y se comprometían más. A medida que aumentaban sus habilidades sociales, se sentían más felices con el tiempo».

Sin embargo, los resultados a largo plazo de este último ensayo de fase 3 son menos seguros, ya que los participantes tenían síntomas de TEPT más graves.

Mitchell se apresura a señalar que las personas con PTSD no deben tratar de automedicarse con MDMA.

«Si la MDMA está despenalizada, eso no significa que sea segura», indica ella. «Puede ser una herramienta muy poderosa, pero debe tener la dosis correcta en el contexto correcto con el sistema de apoyo correcto».

Si bien los resultados preliminares son ciertamente alentadores, el fármaco en sí no puede considerarse una panacea en el tratamiento del TEPT y otros trastornos. En cambio, se convierte en una herramienta poderosa para el tratamiento una vez que se combina con la terapia, ya que la sustancia provoca estados mentales que hacen que las personas sean más receptivas a los beneficios que la terapia puede ofrecer.

Los resultados se presentaron en la reunión de primavera de la American Chemical Society para 2022.

Fuente: